Accidentes en la construcción

El 3 de julio, un derrumbe en la comuna de Quinta Normal, ocasiono la muerte de 2 trabajadores, quienes quedaron sepultados por un desmoronamiento del suelo, en tanto otros 3 operarios resultaron gravemente lesionados. Días mas tarde, el jueves 25, en otro hecho lamentable, un ayudante de grúa, pierde la vida ante una aparente mala maniobra del operador. Si nos remontamos a junio, en Iquique un trabajador cayó desde un noveno piso, resultando con múltiples fracturas. Tales sucesos están siendo investigado por las autoridades competentes, para establecer las responsabilidades. ¿Hasta cuando debemos ser testigos de estas situaciones?


En el primer caso, investigaciones preliminares indicaron que el hecho se debió a que los trabajadores fallecidos formaban parte de una cuadrilla que ejecutaba la remoción de suelo, en un sector donde ya se había detectado inestabilidad. Al parecer, la falta de entibaciones adecuadas y el trabajo de maquinaria pesada en los alrededores de la excavación, contribuyeron al siniestro.

Luego, el pasado 25 de julio de 2013, otro trabajador de la construcción falleció a causa de un accidente registrado en la obra donde se desempeñaba como rigger. El incidente, acaecido en la ciudad de Viña del Mar, afectó a Orlando González Alvares (51), quien fue golpeado por una estructura metálica, al parecer por una mala maniobra en la operación de la grúa, que trasladaba andamios metálicos dentro de la faena. Según las informaciones de prensa, algunos testigos, compañeros de la víctima, visiblemente afectados por el trágico suceso, afirmaron que la culpa fue del operador de la grúa, pero éste se defendió señalando que la responsabilidad habría correspondido al trabajador fallecido. El fiscal que tiene a su cargo la investigación, Fernando Hood, adelantó que el operador está en calidad de imputado mientras se aclare su responsabilidad: “Eventualmente podrá ser detenido, pero eso no necesariamente implica que, conforme a los peritajes que se realicen, será el responsable que en definitiva determinemos, como que haya tenido relación o sean sus acciones, la causa directa en la muerte del trabajador fallecido”.

A través de un comunicado de prensa, la empresa Ingeco SA, encargada de la construcción, lamentó la muerte del trabajador, asegurando que en la obra se cuenta con todas las medidas de seguridad. Indicaron que el fallecimiento se pudo deber debido a factores externos, que escapan al control de la empresa. Fiscalizadores de la Dirección del Trabajo llegaron al lugar para realizar las indagaciones pertinentes de modo de establecer si hubo alguna infracción en la obra. En el caso de Iquique, la empresa de reconocido prestigio nacional, también manifestó que en sus obras se aplican rigurosas medidas preventivas en todos los frentes de trabajo.

No bajan las estadísticas de accidentabilidad en la construcción. Pese a los esfuerzos de las autoridades, de lo ejecutivos y de los especialistas, nuestros trabajadores se continúan accidentando. Y son muchas variantes para una sola explicación: fallamos en la prevención. Al menor descuido en el control, ante las más mínima falla en los procesos de supervisión, ocurre el accidente. No hay justificación para ello, solo es necesario ser constantes, perseverantes y desconfiados. Se necesita mas rigor en la prevención. Rigor de los expertos, de los supervisores, de la ITO y del Comité Paritario. Por razones que no compartimos, las entes fiscalizadores no están cumpliendo su rol, lo cual es aprovechado por algunos empresarios que hacen escasos esfuerzos por evitar los accidentes.

Los sucesos recientes, además de incrementar las lamentables cifras de la accidentabilidad en la construcción, generan en la opinión publica un rechazo comprensible, pues todos asumen que en una actividad tan rentable como es la construcción, no hay justificación para que se repitan estos hechos, sin que aparentemente, los responsables asuman sus faltas y, lo que es peor, sufran el efecto de las sanciones que establece el marco legal vigente en esta materia. MC

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*