Inversionistas jóvenes, nuevos actores del mercado inmobiliario

   La plataforma norteamericana E-Trade reveló que a partir de la pandemia se ha evidenciado un boom de jóvenes inversionistas, según encuesta realizada en 2020, detectándose que el 51% eran menores de 34 años, pertenecientes a las generaciones Z y millennial.  También se consignó que solo el 28% de la población general quiso invertir en medio de la crisis sanitaria, fenómeno que también se observa en nuestro país específicamente en el mercado inmobiliario.  Según Transsa Consultores, los inversionistas menores de 35 años efectivamente han ido incrementando su participación, según datos analizados a partir de las ventas efectivas inscritas en el Conservador de Bienes Raíces de Santiago.

     Esteban Jara, Jefe de la Unidad de Estudios Inmobiliarios explica que “esta tendencia crece en el 2020 casi en 6 puntos porcentuales en comparación a las ventas del 2019, cuando solo representaban el 30,4%. Al primer trimestre del 2021, se mantiene el 36,9%”.

INSTA 2

       A su vez, Isabel Letelier, subgerente de Operaciones de Inmobiliaria Insta –filial de Grupo Urbes–, esto se debe a que los segmentos más jóvenes tienen una carga financiera más baja porque muchos de ellos aún viven con los padres, por lo tanto, poseen una alta tolerancia al riesgo.  Por el contrario, explica, “las personas mayores evalúan más detenidamente cualquier tipo de inversión o prefieren abstenerse de arriesgar su capital en periodos de incertidumbre, ya que tienen familia u otro tipo de responsabilidades financieras”.  A modo de ejemplo señala que, en el caso de Insta, inmobiliaria especializada en el desarrollo de proyectos enfocados a inversionistas, el aumento de compradores jóvenes ha sido mucho más marcado que el promedio del mercado.  “De un total de 216 vendidos en los últimos 12 meses, el 46% ha sido adquirido por inversionistas menores de 30 años, revelando que la generación Z o centennial está siguiendo el mismo comportamiento de su generación anterior, los milennials.  “Se trata de profesionales o técnicos jóvenes, con ingresos superiores a los $800.000, pero como tienen gastos bajos o han retirado parte de sus fondos de pensiones, perfectamente pueden pagar una cuota mensual de $250.000 y cancelar el pie en 48 meses”.

     Los jóvenes, a pesar de ser nuevos en el mundo financiero, conocen bien el negocio de la inversión inmobiliaria y, dado que buscan retornos atractivos, optan por unidades de uno y dos dormitorios, de hasta 50 m2, porque son de fácil arriendo y baja vacancia.  “Una de las grandes ventajas que tienen es que, al ser nativos digitales, están mucho más familiarizados con las herramientas online, por lo que su proceso de cotización y decisión es bastante informado y rápido”.  Finalmente se destaca la presencia de las mujeres en este segmento, que alcanza al 28%, compuesto por profesionales jóvenes, que además de permanecer más tiempo en la casa de sus padres, han retrasado la maternidad y ven esta inversión como una forma segura de ahorro.

Natalia Villanueva C. – Cuatro Ejes – Comunicación Estratégica.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*